FANDOM


Los cementerios en la Edad Media se situaban alrededor de hospitales y parroquias. Aunque dependiendo de la creencia, clase social y forma de la muerte, los difuntos eran enterrados en diferentes lugares de la ciudad.

Los fallecidos de las clases nobles eran enterrados bajo el suelo de las mismas iglesias, con lápidas que recogían el linaje. Los de clase popular eran llevados a los diferentes cementerios de la zona. En Sevilla, uno de los más importantes se encontraba alrededor de la ermita de San Sebastián, en el barrio del Porvenir.

Los judíos, musulmanes y disidentes no tenían cabida en el mismo recinto que los católicos y eran enterrados en algún lugar de los alrededores de la ciudad. Por su parte, el suicidio estaba contemplado como un pecado mortal y los autores tampoco podían ser inhumados en territorio sagrado con el resto de sus semejantes.

En momentos de epidemia, como los de peste, los cadáveres se agrupaban en los cementerios de la ciudad. Pero en momentos de saturación los enterramientos se realizaban en los carneros, las fosas comunes en los extramuros de Sevilla.