FANDOM


En esta época comienzan a ponerse en valor las clases populares y se defiende una intervención del Estado que proteja y ayude a los que lo necesitan. Se hace referencia, sobre todo, a los niños. Éstos deben tener derecho a un hospital y un lugar donde crecer. A partir de los seis años, deben acudir a la escuela pública para aprender las primeras letras y buenas costumbres.

Una de las grandes preocupaciones de la sociedad era la alta mortandad de los recién nacidos y niños. Por eso, durante el siglo XVI, se extendió la devoción por el Niño Jesús y las representaciones de su imagen se repitieron de diferentes formas por todo Sevilla.

Hospicios en SevillaEditar

La infancia de los huérfanos fue también un tema muy debatido. En ese sentido la institución sevillana más común en la época fue la Casa de Expósitos, que tenía como función esencial evitar el infanticidio y disminuir la mendicidad. Esta organización recogía a los niños abandonados y los llevaban con nodrizas, que los alimentaban a cambio de un sueldo. El lugar en el que se encontraba este hospicio se llama actualmente calle Cuna, haciendo homenaje al sitio.

El hospital de la ciudad también acogía a los pequeños en salas de maternidad y tenía establecimientos destinados a ayudar a viudas pobres. Además, contaban con las Casas de Misericordia para cuidar a los huérfanos.