FANDOM


«No hay otra forma de prosperar en esta ciudad. Si no tienes un apellido, no eres nadie.»
Zúñiga.
A mediados del siglo XV aparecen en España los estatutos de limpieza de sangre. Estos estatutos fueron fruto del sentimiento antijudío extendido por la Iglesia Católica, sentimiento que culminó en la creación de la Santa Inquisición y llevó a la expulsión definitiva de los judíos en 1492. Los estatutos de limpieza se instituyeron con la intención de poder segregar a los conversos de los llamados cristianos viejos y eran necesarios para poder acceder a puestos en instituciones tanto a nivel local como estatal. Más que de una cuestión legal, se trataba de una distinción social que no estaba acompañada de ningún privilegio monetario.

Simplemente era una forma de poder privilegiar a los cristianos viejos, discriminando de forma generalizada tanto a los conversos como los descendientes de judíos y musulmanes, a quienes se referían como marranos y moriscos respectivamente.

El origen de los estatutos se remonta a la revuelta antijudía de Toledo de 1449. Tras esta revuelta apareció el primer estatuto de limpieza de sangre por el cual se expulsaba de cualquier cargo municipal a aquellas personas con antepasados no cristianos. De esta forma, los cristianos viejos trataban de mantener su estatus social, intentando proteger aquellas situaciones de privilegio y acceso al poder para sí mismos. Los estatutos siguieron vigentes hasta entrado el siglo XIX y, aunque las críticas a los estatutos empezaron a ser habituales en la época de la ilustración, no se abolieron de forma definitiva hasta la llegada a la corona de Isabel I de España.