FANDOM


«-En cualquier momento, el oro dejará de llegar y esta ciudad no será nada. Solo historia.
-Entonces tú dejarás tu trono. Tu reino de ratas y mediocres. Nadie se acordará de ti.»
Zúñiga y Mateo.

Descripción del personajeEditar

Luis de Zúñiga es un comerciante que se ha enriquecido gracias al desarrollo mercantil de Sevilla. Inteligente, estratega y advenedizo en esta nueva realidad, se maneja como pez en el agua en la ciudad del desorden y el mal gobierno.

Zuñiga es un gran amigo de Mateo, cuando éste vuelve a Sevilla para buscar a Valerio, le ofrece asilo y trata de ayudarlo. Zúñiga conoce a Mateo en su imprenta y desde entonces es como un hermano para él. La fuerte lealtad del personaje hacia su amigo se manifiesta en la constante preocupación y protección que le brinda.

Zuñiga se identifica con la dura infancia de Valerio. Abandonado de niño, Luis de Zúñiga siempre se ha visto obligado a ganarse la vida en las calles, lo que le ha hecho desarrollar grandes dotes de astucia y perspicacia.

Contexto del personajeEditar

Zúñiga es un gran ejemplo de las oportunidades que la Nova Roma ofrece para el desarrollo del comercio y del provecho que se puede sacar del caos y el descontrol si se saben jugar bien las cartas.

Su curiosidad, sus ganas de ascender en la escala social y su objetivo de diferenciarse, convierten a Zúñiga en un gran conocedor del lujo y de las novedades del Nuevo Mundo. Gracias a este personaje conocemos la opinión que los sevillanos de la época tienen acerca de productos como el tomate y el chocolate.

Desarrollo del personajeEditar

Luis de Zúñiga es la primera persona a la que recurre Mateo en cuanto vuelve a Sevilla. Al explicarle que viene a buscar al bastardo de Germán, el comerciante le ofrece su ayuda y le pide que tenga cuidado.
SPOILER II

LEAN CON PRUDENCIA, VUESAS MERCEDES


Este artículo o sección ha sido procesado por La Hermandad y ha sido condenado por contener spoilers del Episodio 2. Sigan leyendo bajo su responsabilidad.
Si consideran que alguna información está mal situada, le invitamos a cambiarla.

Zúñiga no es noble, lo que hace imposible su acceso al Cabildo para participar de las decisiones de gobierno de la ciudad. El personaje se ve obligado a trazar una estrategia y negociar con funcionarios y Caballeros para lograr sus objetivos, como la reapertura del puerto pese al brote de peste. Su inteligencia hará que pueda adelantarse a los hechos, para tratar de que sean lo más favorable posibles.