FANDOM


Desde el siglo XIII la prostitución era considerada necesaria según la doctrina cristiana. Se entendía como una forma de evitar el incesto, la homosexualidad, el adulterio o la seducción de mujeres honradas.

La prostitución estaba aceptada y muy extendida en Sevilla. La normativa relegaba el oficio a unos lugares concretos denominados mancebías. Estos establecimientos se regularon para controlar a las mujeres que, según las Partidas de Alfonso X, «están en la putería e se dan a todos cuantos a ellas vienen». Se podían encontrar en barrios determinados de la ciudad y en el puerto. Su presencia era rechazada por el resto de mujeres, acusando que alrededor de las mancebías se producían escándalos, peleas y robos.

La Mancebía de Sevilla se encontraba en el Compás de la Mancebía, la zona que actualmente se comprende entre la Plaza Molviedro y las calles Castelar y Gamazo. Se llamaba también “compás de la laguna” por su proximidad al río Guadalquivir.

Condiciones de trabajoEditar

La prostitución la realizaban mujeres de clase muy baja y tenía un coste proporcional a una cuarta parte del salario medio de un jornalero. Debido a la falta de conocimientos sanitarios y de higiene y a la promiscuidad de la profesión, las prostitutas solían verse afectadas por enfermedades venéreas. De hecho, la primera vez que se denunció el contagio de sífilis se hizo ante el Cabildo hablando de las mujeres de la Mancebía.

ReferenciasEditar

Universidad de Sevilla: Prostitutas de mancebía: izas y rabizas https://personal.us.es/alporu/histsevilla/prostitucion.htm