FANDOM


«Ahora mismo hay en Europa más de diez grupos protestantes distintos. Luteranos, calvinistas, presbiterianos, bautistas… y todos enfrentados entre sí por lo mismo: poder.»
Celso de Guevara
A inicios del siglo XVI el Inquisidor General era el Cardenal Cisneros. Este religioso había iniciado una reforma de las órdenes religiosas mucho antes de que en Alemania comenzara a surgir la protesta sobre la corrupción de la Iglesia Católica, que daría lugar al luteranismo.

El Cardenal Cisneros trató de introducir una imagen renovada de esta institución, entre otros, con la fundación de la Universidad de Alcalá en 1508. Se creó entonces una atmósfera más progresista que llegó a oídos de un grupo de intelectuales españoles de los años veinte liderados por Erasmo de Rotterdam. Este se convirtió en una de las figuras humanísticas más importantes de la época y logró la simpatía de la Corona de Castilla y la Iglesia.

Sería en 1526 cuando se publicaría la traducción al castellano de su libro más importante, Enchiridión. Pero, debido al miedo a la propagación de la corriente luterana, se generó una campaña contra el eramismo. En la Península se perseguían por igual a alumbrados, erasmistas y luteranos, dando lugar a un país conflictivo y dividido. Castilla era parte de una lucha entre la Roma católica del Concilio de Trento y el protestantismo alemán.

En 1525 se prohibió en España la lectura de los libros luteranos. Los iluministas, gravemente molestos, decidieron a acercarse al erasmismo e hicieron del Enchiridión su manual. Pero cuatro años más tarde, el Inquisidor General, que era simpatizante de Erasmo, fue retirado de su sede del Arzobispado de Sevilla y las fuerzas antieramistas comenzaron a moverse, silenciando a sus seguidores.

Tras la muerte de Erasmo su corriente comenzó a apagarse y a apegarse cada vez más a la ideología germánica. Los hombres liberales e innovadores formados en la doctrina erasmista serían los protestantes de 1550. La corriente lutenana española, derivada del iluminismo erasmista, se apartó así del dogma católico.

Comunidad de protestantes en SevillaEditar

Es en este ambiente dividido y antagónico en el que se produjo en los años cincuenta el descubrimiento del movimiento luterano de Sevilla. La fuerte relación de esta comunidad con la Universidad de Alcalá hizo que se apegaran a las corrientes eramistas. Alumnos de Alcalá habían sido los dos más célebre encartados en la diócesis; Egidio y Constantino. Ellos defendían la tesis que Erasmo había sostenido en el Enchiridión militi christiani; la necesidad de formar un hombre nuevo a base de una reforma interior.

La ideología protestante estaba ya en la calle y empezó a crear un movimiento. Sin embargo, la fuerte represión de la Inquisición hizo que este se viera limitado.