FANDOM


«-No es el sitio para una mujer.
-¿Y cuál es el sitio?”»
Mateo y Teresa.

Descripción del personajeEditar

Teresa Pinelo, mujer inteligente, creativa y de fuerte carácter, se enfrenta a un mundo masculino mientras intenta tomar las riendas de la fábrica de su difunto marido, Germán Larrea. Pintora en la sombra, vende sus cuadros bajo el pseudónimo de su padre, Francisco Pinelo, directo descendiente del rico comerciante genovés Francesco Pinelli, q tras establecerse en Sevilla a finales del siglo XV llegó a ser nombrado Jurado del Cabildo en 1488 (equivalente al actual puesto de Alcalde), estableciendo importantes lazos con la aristocracia local sevillana (cambiando su nombre al de Francisco Pinelo), con Cristóbal Colón e incluso con los Reyes Católicos, a los que prestó la importante suma de 8 millones de maravedíes para financiar el tramo final de la Guerra por la Conquista de Granada, y siendo uno de los principales fundadores de la Casa de la Contratación de Sevilla en 1503, para el comercio con América.

ContextoEditar

En el siglo XVI la mujer era considerada un ser inferior al hombre, débil y movida únicamente por sus sentimientos. Tener un comportamiento adecuado era tan importante que incluso se impartían cursos y sanciones.

Desarrollo del personajeEditar

Tras la muerte de Germán, Teresa hereda la fábrica de su marido y decide dirigirla junto a su Administrador. Destrozada por la pérdida, viste de luto mientras trata de encontrar un lugar en el mundo del arte y la pintura, aunque sea utilizando la firma de su padre, Francisco Pinelo. Decide pintar a Eugenia, una prostituta de gran belleza a la que trata de ofrecerle una vida mejor que la de la Mancebía.

Teresa conoce la existencia de Valerio, hijo bastardo de Germán. Esa noticia origina problemas en el matrimonio, pues ella no quiso saber nada del chaval y Germán quería hacerse cargo de su hijo.
SPOILER IV

LEAN CON PRUDENCIA, VUESAS MERCEDES


Este artículo o sección ha sido procesado por La Hermandad y ha sido condenado por contener spoilers del Episodio 4. Sigan leyendo bajo su responsabilidad.
Si consideran que alguna información está mal situada, le invitamos a cambiarla.

Las consecuencias de decidir dirigir una fábrica siendo mujer serán muy duras para Teresa en la Sevilla del siglo XVI. Pero cuando decide que Eugenia trabaje allí, la situación se complica aún más. Los trabajadores intentan violarla, y Teresa despide a todos los que no estén de acuerdo con su incorporación.

La mujer pierde a la mayoría de su plantilla, entre ellos a su encargado, Carmona. Muy molestos por la decisión, contratan a un hombre para que la humille en la calle. Pese al miedo, Teresa decide enfrentarse a ellos y decirles que no van a hacer que cambie de opinión.