FANDOM


En la Sevilla del siglo XVI los medios de transporte más comunes eran los de tracción animal. Y según la finalidad se empleaban diferentes tipos.

Aquellos que se lo podían permitir se desplazaban a caballo. Pero el crecimiento económico de Sevilla provocó que cada vez hubiera más carros de madera tirados por estos animales en la ciudad. Felipe II trató de regular este caos con ordenanzas en las que se limitaba el uso de carruajes a los de cuatro caballos que solo podrían ser usados por sus propietarios. Esto hizo que muchos mercaderes y burócratas no se pudieran permitir utilizarlos y que fueran más propios de la nobleza.

Si el objetivo era comercial, de traslado de mercancías, era frecuente el uso de carros de madera tirados por animales de carga. De transportar grano, vino, aceite y otros productos alimenticios a Sevilla se encargaban los acemileros.